4 Julio, 2017 | 9:59 hrs.
Compartir en:
Share

El sentido común de la clase media

Las primarias aportan información relevante para analizar lo que está viviendo nuestro país. Nadie se sorprendió al ver a Sebastián Piñera y a Beatriz Sánchez ganando sus respectivas elecciones, pero todos nos sorprendimos con otros aspectos de la elección.

La primera sorpresa fue el nivel de participación. Más de 1 millón 800 mil chilenos decidieron libremente participar, cifra muy alta considerando la ausencia de la Nueva Mayoría, que el gobierno no se comprometió con la difusión del proceso, que Chile jugaba una final histórica en el fútbol, y que el sistema de transporte público no fue reforzado.

La segunda noticia interesante es la diferencia de votos entre Chile Vamos y el Frente Amplio. Más de 1 millón 400 mil votos contra algo más de 320 mil. Piñera obtuvo por si solo más votos que la suma de Longueira y Allamand en 2013. Ossandón supera con su sola votación a la suma de los votos del Frente Amplio. Kast, el tercero de Chile Vamos, prácticamente empata a Beatriz Sánchez.

La tercera noticia es la distribución de la votación a lo largo del país. En regiones la contundencia del triunfo de Piñera no merece discusión, mientras en la Región Metropolitana la diferencia es más estrecha.

Dejando atrás las cifras, vienen las preguntas más de fondo. En Chile Vamos se discutía cuán sólido era el liderazgo de Piñera ante la crítica de Ossandón y ante el surgimiento del liderazgo de Felipe Kast. En el caso del Frente Amplio, la elección era una especie de test a su visión de que los chilenos están disconformes con el modelo. Por su parte, para el gobierno y la Nueva Mayoría, las primarias eran una incertidumbre sobre la capacidad de movilización de los conglomerados y en particular una forma de dimensionar cuán fuerte es la amenaza del Frente Amplio.

Chile Vamos logró movilizar muchas más personas que las pronosticadas, y esa movilización no se limita a bastiones electorales de los candidatos, sino que fue amplia y transversal. El Frente Amplio se debilita y su argumento del Chile indignado no se sostiene en votos. Para la Nueva Mayoría el Chile post-primarias es un escenario de alivio respecto de esa potencial amenaza. Para algunos, corresponderá que sea Michelle Bachelet quien ordene al conglomerado y fuerce un escenario para una candidatura única del oficialismo.

¿Qué tienen en común estos resultados? A mi juicio, el sentido común de la clase media. Sí, la clase media siente que Chile ha progresado aunque no siempre obtenga todos los beneficios del progreso. Siente miedo de perder todo lo que ha logrado a punta de su esfuerzo personal, por lo que no quiere un segundo experimento después de lo que ha sido este gobierno de la Nueva Mayoría. Quiere cambios relevantes, pero cambios que permitan avanzar más que borrar lo existente. Quiere respuestas para sus prioridades: seguridad, empleo, salud, pensiones, educación y calidad de vida en familia. En fin, una clase media que tiene un sentido común muy potente y que lo está haciendo sentir en la discusión pública y en la votación en las urnas.

La primaria fue una instancia para movilizar a los partidarios. La elección general que comienza se centrará en interpretar el sentimiento y sentido común de la clase media.

 

Ernesto Silva, Diputado UDI (Diario Financiero – 4 de Julio 2017)