4 abril, 2016 | 8:34 hrs.
Compartir en:
Share

“La UDI ha sido el único partido en Chile que ha dado la cara pidiendo disculpas a la ciudadanía…”

Después de dejar la presidencia de la UDI, en marzo de 2015, el diputado por Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea, Ernesto Silva, comenzó a escribir el libro “Aire nuevo para Chile, un recambio necesario”. Su intención era abrir un debate.

“Sentí que el país estaba en un momento muy convulsionado y que más allá del nivel de conflictividad del momento y del desprestigio de la política, Chile tiene desafíos muy grandes por delante. Era necesario salir de la coyuntura para tratar de tener una mirada sobre cómo proyectarnos en el futuro”, dijo.

Ese libro -lanzado en Santiago en noviembre del año pasado- fue presentado ayer en Valdivia por el parlamentario, quien se encuentra realizando una gira en la que también incluyó visitas a Concepción, Temuco, Osorno y Puerto Montt.

En el texto de 178 páginas (Ril editores), Silva afirma que Chile vive el fin de un ciclo político, pero, a pesar de eso, no se ha tomado total conciencia de ello. “En los últimos 40 años el país pasó de un gobierno autoritario a un sistema democrático que generó progreso. Ese ciclo -en el que primó lo colectivo por sobre lo individual- tuvo protagonistas muy destacados desde todos los sectores. Ese ciclo terminó porque la sociedad cambió. Somos un Chile de clase media, con otras aspiraciones, con una búsqueda de un trato horizontal. La política se quedó atrás”, destacó. Y para él eso significa nuevas oportunidades, otras formas de inclusión y participación ciudadana.

¿Cómo se puede recuperar la confianza en la política cuando está tan desacreditada y cada día se suman nuevos hechos?

Una de las cosas más positivas de tener una ciudadanía más empoderada y medios de comunicación más activos es que cada vez hay más transparencia e información. Lo primero que tiene que suceder es que la política hable con verdad. Que cuando se haya cometido un error se transparente, se diga y se muestre el deseo de corregir y avanzar. Pero además de los temas de irregularidades y conflictos en la política, existe una falta de sintonía con el Chile real. Eso significa más presencia en el día a día con la ciudadanía. Un punto central para recuperar la confianza es tener un contacto horizontal, de iguales, entre los dirigentes políticos y la ciudadanía para construir soluciones a los problemas. También hay que darle espacio a los nuevos liderazgos.

¿Se puede ser más transparentes cuando en el Senado se aprueba una indicación que penaliza las filtraciones en los casos judiciales?

Yo creo que cuando el gobierno propuso ese proyecto no tenía la intención de limitar la expresión de la opinión pública. Lo que el gobierno intentaba era sancionar abusos en casos específicos en los que hay un deber de reserva definido por los propios fiscales. Eso me parece razonable porque se logra compatibilizar con el respeto a la libertad de prensa. Hay que poder mirar los matices que esto tiene. No creo que el gobierno haya querido censurar, sí asegurar que los procesos se den en forma adecuada.

¿Y cómo pretenden lograr que la gente recupere la confianza en la UDI con los últimos anuncios de formalizaciones a Pablo Longueira y Laurence Golborne?

La UDI ha sido el único partido en Chile que ha dado la cara pidiendo disculpas a la ciudadanía y haciendo propuestas a futuro. Los demás partidos han actuado con hipocresía porque hay problemas transversales. Yo creo que nosotros tenemos que respetar las instituciones, dejar que funcionen, pero también hablar con verdad. Y hacerlo significa decir que hoy pareciera que le aplican mano dura a algunos y mano blanda a otros. Lo digo en general, no veo que a ningún político de la Nueva Mayoría, sabiendo que hay antecedentes de irregularidades de financiamiento hasta en la campaña de la propia Presidenta Bachelet, algo le pase. La persecución se focaliza en otro grupo político y eso no es bueno para Chile. En lo que tiene que ver con las investigaciones, se tienen que desarrollar respetuosamente y los afectados deben tener derecho a defenderse. A veces pareciera que antes de que se inicie un proceso ya hay una condena por parte de la opinión pública”.

Por: Diario Austral de Valdivia (01 abril 2016)