26 mayo, 2014 | 15:58 hrs.
Compartir en:
Share

“En la UDI se cerró una etapa en la toma de decisiones y parte una nueva”

Ernesto SilvaEl nuevo presidente del gremialismo Ernesto Silva, pretende tomar distancia de la influencia que el llamado grupo de “los coroneles” ha ejercido en la colectividad en los últimos 30 años, desde su fundación como movimiento político.
Lleva 10 días a la cabeza de la UDI y aún -salvo su computador- no ha llevado nada personal a su oficina en el segundo piso de la sede del partido. El diputado Ernesto Silva es el primer presidente del partido -en sus 30 años de existencia- que nació con posterioridad al Golpe Militar de 1973 y busca, a partir de ese antecedente, abrir una nueva etapa en el partido.Habla de haber cerrado una etapa. ¿A qué se refiere?
La UDI nace en un momento y tiene una historia. Durante mucho tiempo la UDI tuvo -al mismo tiempo- que defender un pasado y construir un camino. Creo que esa etapa se cerró. Hoy, que en la conducción de la UDI estén liderazgos que nacieron después de 1973, marca un ciclo de poder mirar al futuro.
Usted es el primer presidente UDI que nació después de 1973. ¿Ello significa que tiene una mirada distinta de sus antecesores respecto del régimen militar o de Pinochet?
La UDI tiene una historia, una identidad. Ahí está y no creo que haya que reconstruir el pasado. Pero no nos vamos a dejar atrapar por quienes quieren encapsularnos en lo que ha sido el Chile de los últimos 50 años y vamos a mirar adelante sin ningún complejo.
¿Tiene diferencias con sus antecesores sobre ese pasado o no?
Parte de los debates que han generado desencuentros en Chile han sido de cómo se mira hacia atrás. Nosotros queremos marcar un punto de inflexión para poder mirar hacia adelante. Queremos poner la apuesta no en lo que pasó para atrás, sino en lo que viene para adelante.
La UDI votó en contra de la reforma tributaria y fue el único partido que rechazó la idea de legislar un cambio al sistema binominal. Ambas son iniciativas en las que su partido ha mantenido una postura permanente. ¿Cuál es el cambio entonces?
Estoy orgulloso del rol que ha cumplido la UDI en el alza de impuestos. No hemos tenido miedo a la impopularidad transitoria y la ciudadanía nos ha dado la mano. Algunos dicen que estamos aislados y puede que estemos aislados de un grupo de actores políticos, pero nos sentimos cerca de los emprendedores y de la clase media.
¿Y respecto de los temas valóricos promoverá cambios?
La UDI es un partido laico de inspiración cristiana. Y el corazón de la inspiración cristiana es la preocupación por el que sufre, por el prójimo. Cuando se habla de valores en Chile hay que pensarlos en grande: la libertad, la solidaridad, la responsabilidad, la vida en comunidad. Los temas de moral individual son una parte de los valores y hoy quedan algunos debates abiertos que la UDI va a enfrentar entendiendo que somos parte de una sociedad diversa y que tiene que ser acogedora y tolerante. He planteado que la UDI tiene que acoger a todas las personas, pero no puede representar todas las ideas. Y con esa actitud tenemos que debatir todas las ideas y defender con fuerza nuestras convicciones.
La Presidenta abrió un debate por el aborto terapéutico y está planteada la discusión sobre el matrimonio igualitario. ¿Cómo va a definir la UDI su postura frente a estos temas?
Creo en la reflexión permanente, pero la UDI ha tomado un camino que me representa. Siempre vamos a defender la vida y en materias de relaciones de parejas del mismo sexo la discusión que hay es cuál es la forma jurídica de regular esa relación. Hoy está el proyecto del AVP donde hay senadores UDI que votaron a favor y otros en contra. Es un tema muy discutible, de amplio debate. Creo que el matrimonio no es el camino de regulación de esa relación de pareja y esa es una posición mayoritaria en la UDI.
El alcalde Rodolfo Cárter inició una ofensiva en temas valóricos. El vicepresidente del partido Iván Moreira dijo que esas posturas no representan a la UDI. ¿Usted comparte esa postura?
Tenemos que hablar los temas por su nombre. La educación sexual se tiene que realizar de manera preventiva y tiene que ser mucho más allá que un condón, pero tampoco puede éste estar afuera. Lo que ha hecho Cárter me parece bien en la medida que vaya en una estrategia de educación sexual. En el tema de la marihuana, no comparto el autocultivo y creo que hay que tener esa discusión sobre beneficios y costos. Mi posición personal es que no debe autorizarse. A mí me gusta ser parte de una UDI diversa que comparte un tronco de identidad común en lo esencial.
Una de las críticas recurrentes a este partido es la forma en la que toma sus decisiones. ¿Usted cree que se debe ampliar la participación en estos procesos?
La UDI ha tenido una conducción notable durante sus primeros 30 años, pero hoy se requieren nuevas formas de participar y eso tanto para los procesos internos como para la forma en que nos vinculamos con la ciudadanía.
¿Eso significa que promoverá elecciones internas de un militante un voto para elegir directiva?
Sí, pero también es mucho más que eso. Hoy en un partido importan tanto las decisiones como el proceso con que se tomaron. Elegir a la directiva con un militante un voto es sólo una manifestación de lo que queremos lograr.
La UDI vivió un proceso complejo en el tema presidencial cuando se decidió bajar a Laurence Golborne y cuando definió a sus candidatos al Parlamento, lo que originó renuncias y críticas muy duras. ¿Cree que hubo errores, comparte esas críticas?
Se cerró una etapa en la toma de decisiones y parte una nueva. Si estamos impulsando un cambio, es porque creo que los desafíos que tenemos exigen otro esquema de decisiones en la elección de candidatos, en la definición de las propuestas políticas y la comunicación de estas ideas a la ciudadanía. En un partido grande donde hay que tomar muchas decisiones se tiene que tener dos ejes centrales en cuenta. El primero es tomar las decisiones lo más rápido posible y en segundo lugar con un criterio de igualdad de oportunidades y reglas claras.
¿Cuál será el rol de los llamados coroneles en su gestión?
Siento que los fundadores de la UDI son fundamentales y hoy los ex presidentes y Andrés Chadwick participan de la comisión política que es la instancia de reflexión y debate político donde se fijan la posiciones. Espero que en esas instancias y otros roles su visión sean una contribución al futuro de la UDI
¿Es decir, se acotará su influencia a instancias institucionales?
La UDI tomó una decisión y ha conformado una nueva directiva. Se ha empoderado a una comisión política y a una nueva directiva para construir una propuesta de futuro y esa directiva tiene que ejercer la conducción.
¿Fue un triunfo para la UDI que la derecha en pleno votara en contra de la reforma tributaria?
Sí, fue un triunfo para la unidad de la alianza. La UDI dijo el día uno que esta alza de impuestos la pagaba la clase media y los emprendedores chilenos y que no se conocía en que se gastarían los recursos. Cuando los parlamentarios de RN escucharon en la comisión el tono, la actitud y el contenido del ministro Arenas rápidamente se dieron cuenta de que había que estar y asumir el rol de oposición. Creo que Arenas ha ayudado a que la posición se alinee. Su imposibilidad de tener un diálogo real ha sido significativa en esto.
¿Usted distingue entre el ministro Arenas y su par Nicolás Eyzaguirre respecto de lo que han denominado voluntad de diálogo?
Es temprano. En materia educacional a mí me ha quedado claro a qué materias el gobierno le quiere poner fin, pero no me queda claro a qué le quiere poner inicio. Le quiere poner fin al lucro, a la selección, al copago y a la municipalización. Están recién empezando las propuestas del ministro de Educación, pero no veo ninguna coma de calidad en la etapa de educación pública y en los primeros años de vida de los niños. Y es ahí donde la UDI quiere poner la prioridad.
Su partido está elaborando una propuesta alternativa a la del gobierno. ¿Cuáles serán sus ejes?
Hay que mejorar lo que funciona y apoyarlo, no destruirlo, y arreglar lo que no funciona. Creemos que el gobierno está haciendo lo contrario. Nuestros ejes serán dos: mejorar la calidad de la educación pública y eso significa meterse en el corazón de la sala de clases, con los profesores, con los niños y con los padres. Y, en segundo lugar, mantener la diversidad y la libertad de enseñanza y para eso la educación particular y subvencionada tienen que tener un espacio enorme de desarrollo y de calidad.
¿Existirá un pronunciamiento respecto del lucro?
Lo importante es la calidad. Lo que los padres nos dicen es que lo que les importa es la calidad. Y si hay una justa retribución por ello, bien por eso.
“Estoy orgulloso del rol que ha cumplido la UDI en el alza de impuestos. No hemos temido la impopularidad transitoria y la ciudadanía nos ha dado la mano”.“Creo que Arenas ha ayudado a que la oposición se alinee. Su imposibilidad de tener un diálogo real ha sido significativa en esto”.
“He planteado que en temas valóricos la UDI tiene que acoger a todas las personas, pero no puede representar todas las ideas”.
“Lo que los padres nos dicen es que lo que les importa en educación es la calidad. Y si hay una justa retribución por ello, bien por eso”.
“La UDI eligió una nueva directiva para construir una propuesta de futuro y es esta mesa la que tiene que ejercer la conducción”.
Fuente: La Tercera