18 agosto, 2014 | 17:02 hrs.
Compartir en:
Share

EL PLAN DE ERNESTO SILVA PARA REPOSICIONAR A LA UDI CON MIRAS A LAS PRESIDENCIALES DE 2017

El joven presidente gremialista tiene la convicción de que el error que ha cometido su sector es que no ha sabido transmitir el mensaje de una derecha que sintoniza con la gente.
esmCuando el reloj marcaba las 11:30 de la mañana del jueves, el presidente de la UDI, diputado Ernesto Silva, se instalaba junto a un grupo de cercanos para seguir los resultados de la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP). El primer sondeo de la era Beyer lo dejó optimista, el oráculo de la derecha -pese a su pérdida de influencia durante la administración de Sebastián Piñera- decretó que la opinión pública apoya el lucro en la educación, el copago y la selección en los colegios emblemáticos, lo que demostraría que la campaña del partido en la defensa de tales ideas, lo que han llamado “oposición social”, ha estado bien encaminada.Y este método para retomar la “sintonía” con la gente -tras una dura derrota electoral- no es arbitrario, ni sólo destinado a enfrentar la reforma educacional, sino que es parte de una estrategia mayor diseñada por el novel dirigente y sus más cercanos. Consciente de que para generar adhesión en la ciudadanía es necesario desplegarse territorialmente, como en el nacimiento de la UDI lo hicieron los históricos, Silva ha ideado un plan según el cual los actuales dirigentes son los encargados de esa labor, activando y sintonizando con la ciudadanía.El principal desafío de este proceso es que las propuestas del partido surjan de escuchar a la gente afectada y sean estos mismos grupos los que, finalmente, transmitan el mensaje de la UDI, lo que Silva ha llamado “las voces testimoniales de los actores de la sociedad” que se hayan ido identificando con el partido. Por eso la importancia que el dirigente le otorga a los resultados de la encuesta CEP en lo que respecta a la reforma educacional, pues en su opinión son el fiel reflejo de que los conceptos de la derecha no han desaparecido y que la falla radica en cómo se han difundido hasta ahora.
Un nuevo discurso
La identificación del partido con el mundo social está directamente ligada con la necesidad de proyectarse a 20 o 30 años, partiendo por redefinir su discurso, elaborando uno que sintonice con los cambios que ha sufrido Chile desde que nació la UDI, de manera de interpretar, por ejemplo, a la clase media y no sólo centrado en el mundo popular.
En este contexto, no sólo se busca una alta sintonía con todos los niveles de la sociedad, sino también se sigue con atención lo que está pasando con la juventud, en la aspiración propia de un partido en permanente crecimiento y renovación, para alimentar también nuevos liderazgos.
Hacia las presidenciales
El plan de Ernesto Silva es a largo plazo, por lo que en su entorno se comenta que requerirá más de los dos años que dura el período que acaba de iniciar. La estrategia de generar adhesión en torno al mensaje de la UDI, aprovechando de marcar las diferencias con las reformas del gobierno de Michelle Bachelet, debería redituarle electoralmente al gremialismo.
Porque lo que finalmente esperan los máximos dirigentes del gremialismo con la implementación de esta estrategia es justamente revertir los malos resultados en las pasadas elecciones parlamentarias y presidenciales.
Para eso, ya se le pidió a los dirigentes regionales del partido iniciar la búsqueda de candidatos para las municipales de 2016. En este proceso, Silva pretende mezclar el concepto de meritocracia, tan valorado por la derecha, con dar impulso a liderazgos nacionales que puedan proyectarse. El timonel gremialista aspira a tener definidos en marzo de 2016 los nombres que competirán en las comunas en que la Nueva Mayoría tiene representantes para que tengan un largo período de campaña y una opción real de triunfo.
En la derecha están concientes de que el éxito municipal podría facilitar una mejor performance parlamentaria y presidencial en 2017, como ocurrió con la Concertación en 2012.
Objetivo primarias
De ahí que en la UDI se haya lanzado la carrera presidencial interna, porque la última fase de la estrategia de Silva apunta a que el aspirante a representar al partido mejor posicionado haga campaña con los candidatos en las municipales. De tal manera de quedar bien posicionado para enfrentar las primarias de la derecha, en la que se da por sentado desde ahora que participará Sebastián Piñera.
Fuente: Diario Financiero – Versión impresa – 18 de agosto de 2014