15 septiembre, 2014 | 14:05 hrs.
Compartir en:
Share

“EL PAÍS TIENE DOS PRIORIDADES, QUE SON EL CRECIMIENTO Y LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO, Y EL GOBIERNO EN AMBAS HA FALLADO”

ESM - El MercurioPara el presidente de la UDI, Ernesto Silva, las realidades que enfrentan los distintos gobiernos los obligan a cambiar de rumbos. Explica que durante la gestión de Sebastián Piñera, el terremoto del 27-F exigió que los principales esfuerzos estuvieran enfocados en la reconstrucción. Con respecto a la actual administración de Michelle Bachelet, afirma que el ataque terrorista en el subsuelo de la estación Escuela Militar y la desaceleración económica deben pasar a ser las prioridades del Ejecutivo.

Sobre el respaldo de su partido a la reforma tributaria, el diputado explica que se logró luego de poner en práctica un protocolo de acuerdo que permitió mejorar un proyecto que califica como “deficiente”. Pero enfatiza: “Nosotros decidimos transar en la carga tributaria, pero no estamos dispuestos a transar jamás en materia de principios en educación y del futuro de Chile. Hay que actuar hoy, y para eso no se puede estar preso de la ideología”.
-Luego del atentado en la estación Escuela Militar, usted se reunió con la Presidenta y con el ministro del Interior, y se vio el respaldo de todos los partidos a las modificaciones que se plantearán a la Ley Antiterrorista. ¿Qué cambios, a su juicio, se deben realizar?
-Las personas deben tener claro que para condenar y perseguir a quienes cometieron los atentados de los últimos días, cualquier cambio legislativo en el futuro no impacta; por lo tanto, lo relevante es no perder el foco. Hay que perseguir y condenar a los responsables de los atentados terroristas. Nosotros le hemos planteado al Gobierno nuestra disposición a colaborar en la medida que las leyes que se dicten endurezcan y hagan más eficaz el combate en contra del terrorismo, y que no distingan el lugar de Chile donde se aplique, sea en Santiago, en La Araucanía o en cualquier lugar. Lo que manda es combatir el terrorismo en todas sus formas. Para eso el Gobierno debe actuar, y para actuar con convicción, el Gobierno va a contar con todo nuestro apoyo.
-¿Comparte las críticas a que ante los hechos de terrorismo se plantean como soluciones cambios legislativos que no son aplicables a los casos recientemente ocurridos?
-Para enfrentar el terrorismo se requiere decisión política y también herramientas jurídicas. Y se necesitan señales contundentes de parte del Ejecutivo. Lo que se requiere en primer lugar es actitud política, decisión y mano firme. Las leyes solo van a servir para mejorar la operatividad a futuro, pero hoy se puede mejorar la capacidad de inteligencia, hoy se puede perseguir con más fuerza y se pueden dar señales más potentes.
-¿Le ha faltado decisión política al Gobierno?
-Noto un cambio de actitud del Gobierno. Si no es ahora, cuándo. Qué más vamos a esperar. Catorce personas heridas, una persona con dedos amputados, consecuencia de inseguridad. Creo que el Gobierno ha asumido que el combate al terrorismo requiere una convicción política más fuerte.
-¿Es partidario de que la ANI cuente con agentes encubiertos?
-Soy partidario de que la inteligencia funcione con más capacidad y fuerza, pero me gustaría verlo en un organismo autónomo, independiente del Gobierno de turno, o radicado en las policías. La pregunta que me hago hoy no es qué está haciendo la ANI, sino qué ha estado haciendo la ANI todo este tiempo.
-Luis Larraín dijo en “El Mercurio” que no hay que confundir la unidad con la responsabilidad que al Gobierno le recae en resguardar la seguridad y el orden público. ¿Está de acuerdo?
-No cabe ninguna duda de que la responsabilidad sobre la seguridad de los chilenos es del Gobierno. El combate contra el terrorismo también, pero es un desafío tan grande que todos debemos ayudar. Espero que el actuar del Gobierno en las próximas semanas, junto a las policías, permita encontrar a los culpables de estos actos terroristas y controlar la amenaza que existe hoy.
-Esta semana se aprobó la reforma tributaria con los votos de la UDI. Usted participó de la reunión con la Presidenta Bachelet y respaldó los cambios a la Ley Antiterrorista. ¿Hay un cambio en el estilo de hacer oposición?
-La UDI es el partido que ejerce fuertemente la oposición en Chile, y representa a esa oposición social que se ha planteado en contra de las reformas del Gobierno, a esa oposición que no quiere que le impongan la educación de sus hijos, sino que puedan decidir. Nosotros seguimos con convicción en nuestro rol de oposición, y lo vamos a hacer con fuerza, tanto para fiscalizar como para defender que Chile mejore y no que se empiece de cero. En eso vamos a colaborar, pero somos una oposición fuerte. El país tiene dos prioridades, que son el crecimiento y la lucha contra el terrorismo, y el Gobierno en ambas ha fallado.
-En la Alianza hay quienes critican el respaldo de la UDI y de RN al Ejecutivo al afirmar que la oposición al gobierno de Sebastián Piñera fue dura en momentos de crisis.
-Quizás no fue la misma actitud que tuvo el gobierno anterior de centroderecha, pero nosotros no nos vamos a perder. El Gobierno debe enmendar el rumbo, debe retomar la senda de crecimiento y desarrollo, y asegurar que los chilenos vivan en paz. Y en eso estamos disponibles para colaborar.
-La Alianza entregó una batería de propuestas al Gobierno para reactivar la economía. ¿Han tenido alguna respuesta del Ejecutivo?
-No se le puede meter un misil a la economía y pretender que se recupere con aspirina. Lo que ha sucedido con la reforma tributaria ha sido un golpe fuerte que ha incidido en la inversión. Se requieren señales mucho más potentes de confianza al sector privado, de estímulos al crecimiento, para poder enmendar el rumbo. En eso tienen que estar el Gobierno y toda la Nueva Mayoría, pero no se les ve aún en eso.
-En la Nueva Mayoría se habla de que pese a la desaceleración, es necesario avanzar en temas laborales. ¿La UDI va a estar disponible para llegar a acuerdos con el Gobierno en esta materia?
-El Gobierno tiene que enmendar el rumbo ante un frenazo en la economía y la amenaza terrorista; una primera señal de enmendar el rumbo es la reforma laboral. Hay que ver si el Gobierno la posterga, la evalúa, la detiene, o si insiste en ella como estaba planteada. Si el Gobierno insiste en la reforma laboral va a dar una señal concreta de que no ha enmendado el rumbo. Cualquier reforma laboral que se promueva debe ser para crear más y mejor empleo, no para afectarlo negativamente. La propuesta de la Nueva Mayoría lo afecta especialmente en el contexto que estamos viviendo.
-¿Cómo se explica que baje la aprobación del Ejecutivo y sus reformas, el surgimiento de esa oposición social, pero que la Alianza no suba su adhesión?
-Este Gobierno en los primeros seis meses intentó instalar una agenda ideológica que afectaba la forma en que los chilenos viven su vida. La oposición social despertó, creo que ha habido una activación social por la libertad, los chilenos quieren elegir y ser dueños de su propio destino. Una cosa es tener una mayoría de votos en el Congreso, pero ni con eso se puede imponer en el país una ideología por sobre una realidad social. Creo que hemos sintonizado con los problemas de la ciudadanía, ya vendrá el tiempo de que eso se traduzca también en adhesión, en liderazgos que la conduzcan y en una opción que se proyecte hacia el futuro. A seis meses del Gobierno, la UDI y la oposición social han sintonizado en los temas con las inquietudes mayoritarias de los chilenos.
Fuente: El Mercurio – Versión impresa – 14 de septiembre de 2014